mental·NOTICIAS

“UN BESO EN UNA MEJILLA Y DOS TORTAS EN LA OTRA”

perdonaloslacrucifixindoppiatavoltc0judaskis

Aunque el titular suene un poco disparatado, esta historia es un ejemplo de cómo se puede encontraruna lección de Neurociencia en los lugares más insospechados. Lo que ves sobre estas líneas es la representación de Cristo crucificado más antigua que se conserva. Fue pintada hace unos 1.500 años, en un códice encontrado en lo que hoy es Siria, por alguien que tomó una decisión muy sencilla: poner a Jesucristo mirando hacia la derecha, mostrando su mejilla izquierda.

¿Qué relevancia tiene esto? Como explican en Wired, el equipo de Lealani Acosta ha recopilado hasta 550 representaciones de Cristo en museos de todo el mundo y han descubierto que el 90% representan al crucificado con la cabeza inclinada hacia la derecha y la mejilla izquierda de cara a la persona que mira el cuadro. En su opinión, se trata del reflejo de un sesgo que tenemos la mayoría de los humanos por las características de nuestro cerebro: la parte izquierda de la cara nos parece más expresiva y nos transmite más emociones que la derecha.

[Te puede interesar: La ciencia en 2014: láseres, exoesqueletos y bebés con tres padres]

Jesus-10-e1354050416298images (4)detallecristogrw

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com

 

En estudios anteriores, como uno realizado por Joan Borod en 1988, se ha visto que las personas diestras juzgan como más expresivas las imágenes de gente que muestra su mejilla izquierda, y lo atribuyen al papel de nuestro hemisferio derecho en el control de las emociones.

Aunque la diferenciación de funciones entre ambos hemisferios está algo desfasada, lo que no se puede ignorar del estudio de Acosta es la inclinación clara en las representaciones artísticas hacia ese lado del cuerpo. Su hipótesis es que el escriba que representó a Cristo allá por el siglo VI tenía este mismo sesgo y lo plasmó en su ilustración para el códice. El artista, sin quererlo, estaba mostrando algo para lo que la neurociencia está buscando una explicación y que podría ser inherente a la percepción de todos los seres humanos.

3460416_640px3460414_640px3460413_640px2219254_640px

Referencia: Which cheek did Jesus turn? (Religion, Brain & Behavior) | Vía: Wired

NOTICIAS

¿SURGIERON EN ETIOPÍA LOS PRIMEROS EVANGELIOS ILUMINADOS?

WinchesterBible2Kings(frontpiece)Winchester_Bible

Fuente que utilizo:  http://es.noticia.yahoo.com

Detalle de miniatura en una página de los Evangelios Garima.Cuando oímos hablar de manuscritos medievales bellamente decorados con ilustraciones miniadas, la primera imagen que acude a nuestra mente es la de pacientes monjes trabajando con esmero en sus scriptorium, a la luz de las velas, en la biblioteca de algún monasterio europeo.

[Relacionado: El enigmático manuscrito Ripley]

Sin embargo, esta imagen fue muy diferente en lo que se refiere a algunos de los códices más antiguos del cristianismo, pues en lugar de la vieja Europa, algunas de estas joyas manuscritas tuvieron su origen en Oriente Medio y, si una nueva hipótesis es correcta, también en lugares más inesperados: por ejemplo, en el África subsahariana, y más concretamente en el territorio de la actual Etiopía.

Al menos, así lo cree el investigador francés Jacques Mercier, especialista en arte etíope delCentro Nacional de Investigación Científica de París, y defensor de una llamativa hipótesis que podría cambiar nuestra concepción actual sobre el arte de las miniaturas iluminadas.

Hasta ahora, se sabía que el manuscrito iluminado más antiguo con imágenes cristianas es el de losEvangelios Rabbula, creados en Beth Zagba (actual Siria) en el año 586 a.C., y conservados en la actualidad en la Biblioteca Laurenziana de Florencia.

Otras piezas de este estilo realizadas en fechas tempranas son el Codex Rossanensis (en la catedral del mismo nombre, en Italia), el llamado Génesis Cotton (en la Biblioteca Británica de Londres) o elGénesis de Viena, conservado en la Biblioteca Nacional de Austria.

Ahora, a este “selecto” grupo de manuscritos cristianos primitivos podrían unirse otros volúmenes, los llamados Evangelios Garima, conservados en el monasterio del mismo nombre, un cenobio ortodoxo ubicado en el norte de Etiopía, entre abruptas montañas, y fundado en el siglo VI.

Hasta fechas recientes se pensaba que estos evangelios estaban datados en torno al año 1100 d.C., pues no se conservaban manuscritos etíopes de contenido cristiano anteriores a esa fecha. Así, se creía que las coloridas imágenes de estos códices habían sido creadas por algún artista de Oriente Medio, quien habría dejado espacio en blanco para el texto, que habría sido insertado en idioma Ge’ez (la lengua local) por algún escriba etíope del siglo XII.

Páginas ilustradas de los Evangelios Garima | Crédito: Ethiopian Heritage Fund.

Esta suposición, sin embargo, quedó desmentida cuando varios fragmentos de los evangelios fueran sometidos a la prueba del carbono 14. Estos análisis, realizados en dos tandas por laboratorios diferentes, arrojaron un resultado inesperado: la primera prueba ofrecía una fecha situada entre el 330 y el 650 d.C., mientras que el segundo análisis, realizado por elLaboratorio de Investigación Arqueológica e Historia del Arte de la Universidad de Oxford, apuntaba a algún momento entre el 390 y el 570 d.C. para el primer libro, y entre los años 530 y 630 para el segundo.

Estos últimos resultados fueron dados a conocer el pasado mes de noviembre durante una conferencia sobre los Evangelios Garima, y para Jacques Mercier no sólo suponen una evidencia de la antigüedad de estos manuscritos –que podrían ser incluso los más antiguos del cristianismo con ilustraciones miniadas–, sino también posiblemente la prueba de la existencia de una escuela artística etíope desconocida hasta ahora.

Para algunos estudiosos, pese a la nueva fecha otorgada a los manuscritos por las pruebas de C-14 –que se mueve en un margen demasiado amplio como para asegurar de forma definitiva que son los más antiguos del arte miniado cristiano–, las ilustraciones todavía podrían ser obra de un artista de Oriente Medio, que habría realizado el trabajo en su taller para después enviarlo a Etiopía.

En opinión de Mercier, sin embargo, hay un detalle que demostraría que tanto el texto en Ge’ez como las ilustraciones fueron realizadas en el país africano. El experto francés se percató de la existencia de una serie de líneas creadas sobre el papel para ayudar a los escribas etíopes a no torcer los renglones.

Pinturas murales en la iglesia de Nuestra Señora de Zion, Aksum | Crédito: Wikipedia.

Pero estas líneas, explica Mercier, no sólo sirvieron de guía para la creación del texto, sino quetambién se emplearon para trazar el diseño –lo que hoy llamaríamos maquetación– con las dimensiones y la ubicación de las ilustraciones miniadas.

Puesto que algunas de estas líneas –realizadas en Etiopía a la vez que el texto– quedaron ocultas por las miniaturas, Mercier argumenta que dichas ilustraciones fueron por tanto obra de artistas etíopes,lo que indicaría la existencia de una hasta ahora desconocida escuela artística en el antiguo reino de Aksum.

las sibilas4 - copiaimages (2) - copiaimages (1) - copiaimages - copia

[Relacionado: El desconocido “Libro de los Milagros”]

De confirmarse, la hipótesis de Mercier no sólo cambiaría nuestra concepción sobre el arte de la miniatura, sino también nos obligaría a replantearnos, al menos en parte, el desarrollo del arte cristiano primitivo.

Fuente: The Art Newspaper

d45723cfff9206a3c5213c438453d657 - copiaCaptura-de-pantalla-2012-09-19-a-las-23.20.02 - copia - copia