PSIQUIATRÍA·Salud/Psicología

LUIS ROJAS MARCOS AFIRMA QUE “EL 95% DE LAS PERSONAS SOMOS RAZONABLEMENTE OPTIMISTAS”

shutterstock_977137071

PSICOLOGÍA

luisrojas-300x142 Jumping

13 OCT 2014

PAMPLONA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) –

El médico psiquiatra, investigador y profesor de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos, ha afirmado que “el 95 por ciento de las personas somos razonablemente optimistas”, y esto es así por una razón simple, “viene en nuestros genes, es la fuerza de la selección natural que desarrolló Darwin en sus teorías, pues una especie en la que la mayoría de sus miembros sufre no se reproduciría como la nuestra”.

Rojas Marcos abrió este miércoles en Pamplona el ciclo Diálogos/Elkarrizketak, sobre ética, humanismo y ciencia, que organizan Laboral Kutxa y la Universidad Pública de Navarra, en una sesión celebrada en Baluarte, en la que tuvo como contertulios al exrector Pedro Burillo y al médico intensivista del Complejo Hospitalario de Navarra y experto en Bioética Koldo Martínez Urionabarrenetxea.

El tema elegido para este primer diálogo fue ‘Optimismo, salud y enfermedad’ y el profesor Luis Rojas Marcos, que se declara optimista convencido, admitió que el ser humano tiene que afrontar situaciones complejas y graves y aludió, en este sentido, al desarrollo de la ciencia médica, especialmente en lo que se denomina la medicina de la calidad de vida, que en el mundo de la piscología y la psiquiatría ha dado lugar a la psicología positiva, que ayuda a las personas a superar las adversidades, y señaló que en Estados Unidos, por ejemplo, se invierten millones de dólares en investigar cuestiones como el optimismo.

El doctor Rojas Marcos tuvo como contrapunto al exrector de la UPNA y al médico intensivista Koldo Martínez Urionabarrenetxea, que expresaron también de sus sentimientos optimistas pero desde perspectivas diferentes. Burillo apostó por el optimismo como actitud ante la vida, pues consideró que, globalmente, a pesar de las circunstancias adversas de cada época, “hay argumentos para ser optimista”, y ligó este sentimiento a procesos de reflexión y aprendizaje para acabar lanzando varias preguntas que quedaron en el aire: ¿Se puede aprender a ser optimista? ¿Cómo se aprende? ¿Quién nos enseña?

Por su parte, Koldo Martínez habló de la estrecha relación que existe entre la salud y las desigualdades sociales, que calificó como “la peor epidemia contemporánea”, y se refirió al optimismo desde una perspectiva ética que entronca con la petite éthique del filósofo Paul Ricoeur, es decir, “un ejercicio de búsqueda de la buena vida, con y para los demás, en instituciones justas”.

y

UN FORO DE PENSAMIENTO Y DEBATE

‘Diálogos de Ética, Humanismo y Ciencia’ es un foro de pensamiento y debate orientado a reflexionar sobre temas de actualidad que provocan gran interés social y que, sin embargo, tienen escasa presencia en foros públicos. Su objetivo es generar enriquecedores debates entre el público y los ponentes, para así favorecer que los asistentes puedan construirse una opinión más formada y contrastada, según ha informado la UPNA en un comunicado.

Temas como los límites éticos de la ciencia, la eutanasia, el riesgo alimentario, la educación de los jóvenes, la depresión, la medicina en el siglo XXI, la crisis de los valores, las últimas voluntades, las emociones, la muerte… son asuntos que preocupan a muchas personas. Para tratar de avanzar en el análisis de este tipo de cuestiones, a menudo inquietantes, así como para responder a las preguntas que desde siempre viene haciéndose el ser humano, se presenta el ciclo Diálogos de Ética, Humanismo y Ciencia.

En estos singulares encuentros disertan, en una primera parte, profesionales que han teorizado ya sobre los temas que se abordarán en el debate, o también protagonistas de experiencias y vivencias relacionadas, que exponen públicamente sus testimonios, ha añadido la UPNA. Tras sus intervenciones, el diálogo se extiende  al público para que pueda preguntar y compartir sus opiniones.

Este proyecto nace impulsado por Laboral Kutxa y la Universidad Pública de Navarra con la voluntad de consolidarse con varias citas anuales para ir reflexionando y dialogando sobre diferentes cuestiones de interés general.

e725091c02879fc0a3492d83e84f91ea

ETIQUETAS →
Fuente:
Salud/Psicología

La terapia exitosa: ¿basta con hablar las cosas para que todo cambie?

significado_de_coma_inducido.jpg f9a31aeaea2a298e7d543ae8bc515df8 ef24683de7998b53ed24757cd302233a

ASÍ TRABAJAN LOS PSICÓLOGOS

Cuando una persona valora que no tiene recursos personales para enfrentarse a las situaciones que le preocupan, cuando percibe que el problema le desborda, nota síntomas de ansiedad, no sabe qué hacer ante determinadas situaciones, cuando siente dificultades en la comunicación con otras personas, cuando siente que su estado emocional no lo controla o tiene dificultades para relacionarse y no es suficiente el apoyo cotidiano de las personas allegadas, es un buen momento para plantearse acudir a la consulta de un psicólogo.

ef7162a60fce9f0f65bd4686c9f85726 ed67283dab99133f4f21fe0865052c3a ebb9b40b2ac9becb23cb83547816f307

El psicólogo estudia el comportamiento humano y la interacción entre la persona y su entorno. Realiza la evaluación de los trastornos psicológicos y realiza intervenciones psicológicas para resolverlos. Recoge información relevante del problema, establece un plan de evaluación, realiza un diagnóstico y elabora un plan de intervención para que la persona resuelva el problema.

e7b03e76b2429a6fe7165168ad8c3115 d609987518e2b30566d37fd6ccee467a

c27c1a3a1fd90371b3e5929b987f4c94

El psicólogo debería hacer más trabajo con el paciente en los escenarios reales que en los despachosNinguna terapia puede resolver nuestros problemas si no nos implicamos en ella. Puede proporcionarnos las claves necesarias para que aprendamos a comprender y asimilar todo lo que nos ocurre. El factor de éxito más importante de una terapia radica en la implicación que demuestre la persona que ha recurrido a ella. No exisen soluciones mágicas. Para lograr cambios hace falta esforzarse para estar activo y cumplir los objetivos terapéuticos. El psicólogo, a diferencia de otros profesionales, no sólo habla con el paciente y ya está, sino que diseña un plan de trabajo en el que se modifican los contextos en los que se relaciona habitualmente, se trabaja con las familias en muchos casos para que refuercen determinados comportamientos e ignoren otros del paciente, trabaja con variables motivacionales intrínsecas y externas para que el paciente realice las tareas y, como consecuencia, los cambios de conductas problemáticas.

34ab7195be91ac180cf65378a3285fdd 30ca659067bbebb4f77fee416c53d165 9f596397e6634b89482ed63132ffe690 8fee5cc69f8eac47a054533aa2ed9c94

Inicia entrenamientos en habilidades y competencias que el paciente necesita tener adquiridos para adaptarse mejor a las situaciones cotidianas. Le enseña a gestionar sus emociones, a enfrentarse a sus miedos, a pensar de otra manera, a ser una persona proactiva para conseguir aquello que es importante para normalizar su vida, para disminuir la resistencia a los cambios, a prevenir situaciones de riesgo para no tener recaídas, en definitiva, a hacerle partícipe del diseño de los objetivos para estar bien y cómo cumplirlos.

43785721f1b2748dc0bb6dfdaa0c24e0 a160f1458290ae1d7b84a32aa4c4bd13

Es muy importante la relación terapéutica entre el psicólogo y el paciente, basado en el respeto a la persona, en la honestidad y en la sinceridad. Explicar qué es lo que está pasando y cómo lo vamos a intentar resolver, educarle en el problema. Dar información permanentemente del proceso de la intervención, en qué punto estamos para que el paciente sepa lo que tiene que hacer y de esta manera mostrarse más motivado en la realización de las tareas. Esto facilita la adherencia al tratamiento y se disminuye por tanto el abandono terapéutico.

No es la palabra sino la acción del paciente y de la familia en situaciones reales la variable más importante para conseguir los objetivos terapéuticosSi, por ejemplo, le decimos a un paciente que deje de beber es muy probable que no lo haga. La palabra no cambia el estilo de comportamiento. Lo que le va a facilitar al paciente dejar de beber es que un miembro de la familia, amigo, o el psicólogo le acompañe a la salida del trabajo y cambien la ruta para llegar a casa sin beber, si planificamos actividades incompatibles con los momentos en que es más probable que el paciente beba, si tenemos más control del dinero que necesita a diario, si le entrenamos a controlar la sintomatología de ansiedad, si le entrenamos a reestructurar sus pensamientos y su autoconfianza en sus recursos personales y profesionales, si entrenamos a la familia a gestionar las consecuencias si bebe o cuando no bebe, si entrenamos a todos a comunicarse de manera más eficaz, si facilitamos que realicen actividades gratificantes de manera individual y de manera conjunta, si cambiamos el hábito de comportamiento durante el fin de semana.

aea68dda7cbe6a2c17ae76d63153df5d ab8f918f6502188cfe4a2ca96c4ef752

La palabra no cambia el comportamiento, pero si planificamos unas metas fácilmente conseguibles y le ayudamos a que las cumpla y reciba por ello gratificaciones por parte de la familia y amigos, si le hacemos experto en detectar situaciones de riesgo para beber en situaciones reales, y muchas más estrategias, será más fácil para el paciente dejar de beber. No es la palabra sino la acción del paciente y familia en situaciones reales la variable más importante para conseguir los objetivos terapéuticos.

20067cd97d4d9c40f88f6c09beb3244b

El psicólogo debería hacer más trabajo con el paciente en los escenarios reales que en los despachos, en general las personas tienen más problemas fuera que dentro de los despachos. Cambiar la forma de interactuar con el entorno para que el paciente se adapte mejor facilitaría su calidad de vida y su salud, ese sería el principal objetivo y no imitar el modelo médico caracterizado en que posiblemente te dé alguna instrucción y seguramente un fármaco, pero que se va a despreocupar del paciente hasta varias semanas o meses después, hasta la siguiente cita. “No coma grasa, realice ejercicio físico, tómese esta pastilla y le haremos un análisis en seis meses”, y lo dicen como si su palabra fuera lo suficiente para que el paciente cumpla sus instrucciones. Todos sabemos que no.

Fuente que utilizo:

http://www.elconfidencial.com