CULTURA

Lope, un autor ‘vivo’ del siglo XXI

juana-la-loca_principalGaleriaApaisada

oye-Finea

TEATRO PUBLICACIÓN

*El investigador Alejandro García Reidy,descubridor de la obra del Fénix ‘Mujeres y criados’,presenta la primera edición impresa de la misma en la Biblioteca Nacional.

Esther Alvarado > Madrid

Actualizado: 23/05/2014

d1b3129 cf66fbfe2da9b202668d28a5dceac61b

Ahí le tienen: 400 años después de muerto, Félix Lope de Vega y Carpio sigue publicando comedias. Ahora, además, en versión 2.0.

Hace cuatro meses publicamos la noticia del descubrimiento de ‘Mujeres y criados’, una obra del Fénix de los Ingenios que, aunque figuraba en los catálogos más amplios de sus comedias, estaba desaparecida. Nadie la había visto nunca representada ni recordaba haberla leído. Era uno más de los muchos títulos dramáticos que escribió (se dice que unos 1.500) y de los que no se sabe nada.

caa757cfff410c71c1546c682eb223e6 cd032fbdff8fccdd798808e0acefb1ae

Hoy la tenemos, por fin, en versión de papel, gracias a la editorial Gredos, y en edición digital en la página web de Prolope, de donde puede descargarse gratuitamente.

Fue el investigador de la Universidad de Syracuse (EEUU) Alejandro García Reidy quien realizó el descubrimiento y ayer lo presentó brillantemente en la Biblioteca Nacional de España, donde, por cierto, se custodia con celo el documento, y quién sabe cuántas cosas más. “Aquí hay un fondo editorial dramático extraordinario y además nos dejan venir a trabajar”, bromeó Alberto Blecua, director del grupo de investigación Prolope, de la Universidad Autónoma de Barcelona, al que pertenece Reidy. “Es un texto sin puntuación, derivado directamente de los autógrafos originales de Lope”, añadió.

b94977584f67753cf7f46b5d2ed30337 b2d745040f4e10b7ce03c6003e98b913

Siguiendo el rastro

Aunque para los expertos salte a la vista, en realidad un descubrimiento de ese tipo necesita de una investigación cuasi policíaca, como la que realizó Alejandro.

Estaba trabajando en el proyecto CATCOM (que completa las bases de datos de teatro de los siglos XVI y XVII), dirigido por la profesora Teresa Ferrer, cuando cayó en sus manos un poder notarial firmado por Pedro de Valdés (reconocido empresario teatral) en 1615, donde autorizaba a Juan de Saavedra a que realizase en su nombre algunas gestiones, entre ellas denunciar a quien representase las comedias del repertorio de su compañía, y entre ellas cita ‘Mujeres y criados’.

3293237637_d80b397f54_o 1142612729_0

Alejandro consultó diversos catálogos y anotaciones, y siempre que aparecía dicho título se atribuía la autoría a Lope de Vega. Incluso en el catálogo de las “Comedias auténticas” que escribió el propio Lope aparecía. Pero, ¿dónde estaba el texto?

Sin mucha esperanza, pero por empezar por algún sitio, el investigador acudió al catálogo de comedias manuscritas de la Biblioteca Nacional, buscó allí y… voilá! Había una obra registrada con ese nombre y fechada en 1631. Inmediatamente pidió consultarla.

“El manuscrito se conservaba en buen estado, estaba copiado por una sola mano con letra del siglo XVII“, explicó ayer. En la última página está anotado que se terminó de copias el 8 de diciembre de 1631 en Barcelona, pero ni palabra de la identidad del autor o del copista.

398fc3dc463698c0d3e4888825a1568d 376px-Johanna_I_van_Castilië

Examen caligráfico

La investigación de un texto tan antiguo empieza, pues por las peculiaridades caligráficas, y para eso García Reidy contaba con una herramienta fundamental: Manos Teatrales, un proyecto dirigido por la profesora Margaret R. Greer (Universidad de Duke) que codifica por los rasgos distintivos de sus letras las manos de los copistas. Había una R vibrante, escrita como una uve y con un travesaño central como el de la H. “En Manos Teatrales sólo teníamos un puñado de copistas que la usaban y, combinados con otras letras, sólo había uno”. Pues sí, el mismísimo Pedro de Valdés (el del poder notarial). Atribuido quedaba, pues el poseedor del manuscrito y, el autor, apareció en los últimos versos del mismo.

“Aquí puso fin Belardo / a lo que pasa en el mundo / por mujeres y criados”. Belardo no es ningún personaje de la obra; es el pseudónimo más usado por Lope de Vega. Eureka. Por fin Lope, como se creía. Pero un pseudónimo no es una certeza, es un “indicio”, así es que el investigador se aplicó en el “estudio métrico del texto”. “La obra se ajusta perfectamente a los usos métricos del Fénix entre 1613 y 1614, lo que además coincidiría con el poder notarial de Pedro de Valdés, fechado en 1615″, explicó Alejandro García Reidy ante una gráfica exhaustiva de la métrica de la función.

56e91272420a373cc595cb13c4e2231d

Pero si la forma suena a Lope, el fondo es Lope en estado puro. “La trama corresponde con las de Lope, que por aquella época se inspiraba en el ‘Decamerón’ de Boccacio para tramas como la de ‘El perro del hortelano’. En ‘Mujeres y criados’ dos hermanas están enamoradas de los sirvientes del Conde Próspero, que pretende a una de ellas, mientras que la otra recibe las atenciones no deseadas de un galán al que favorece su propio padre. Ellas, sagaces y brillantes, sabrán controlar la situación para que “el amor triunfe entre los enamorados”.

3fd84186723e5a201106378e1c5397b3

Lo mejor, para el final

Colorín colorado, esta historia no ha hecho más que empezar. Ayer, durante la presentación en la Biblioteca Nacional, la compañía Fundación Siglo de Oro (Rakatá) realizó una divertida y brillante lectura dramatizada de tres escenas del texto, dirigida por Ernesto Arias, y serán ellos mismos los encargados de leer la obra completa en octubre de este año y de llevarla a la escena en primavera de 2015, casi con seguridad, en el Teatro Español, que coproduce el proyecto.

Con el público puesto en pie, tanto por la representación de las escenas como por la conferencia de García Reidy, terminó la presentación a la que acudieron, entre otros, el concejal de Cultura, Pedro Corral, y la directora de la BNE, Ana Santos.

“Leyéndolo, ya ves que es de Lope de Vega el texto, pero es en la puesta en escena donde sientes que Lope está aquí, que esto es suyo, porque él lo escribió para que fuera representado”, comentó a EL MUNDO un emocionado Alejandro García Reidy.

3a6e44bda47e3813d390a441e162cf4e

Fuente:  http://www.elmundo.es

 

 

NOTICIAS

¿SURGIERON EN ETIOPÍA LOS PRIMEROS EVANGELIOS ILUMINADOS?

WinchesterBible2Kings(frontpiece)Winchester_Bible

Fuente que utilizo:  http://es.noticia.yahoo.com

Detalle de miniatura en una página de los Evangelios Garima.Cuando oímos hablar de manuscritos medievales bellamente decorados con ilustraciones miniadas, la primera imagen que acude a nuestra mente es la de pacientes monjes trabajando con esmero en sus scriptorium, a la luz de las velas, en la biblioteca de algún monasterio europeo.

[Relacionado: El enigmático manuscrito Ripley]

Sin embargo, esta imagen fue muy diferente en lo que se refiere a algunos de los códices más antiguos del cristianismo, pues en lugar de la vieja Europa, algunas de estas joyas manuscritas tuvieron su origen en Oriente Medio y, si una nueva hipótesis es correcta, también en lugares más inesperados: por ejemplo, en el África subsahariana, y más concretamente en el territorio de la actual Etiopía.

Al menos, así lo cree el investigador francés Jacques Mercier, especialista en arte etíope delCentro Nacional de Investigación Científica de París, y defensor de una llamativa hipótesis que podría cambiar nuestra concepción actual sobre el arte de las miniaturas iluminadas.

Hasta ahora, se sabía que el manuscrito iluminado más antiguo con imágenes cristianas es el de losEvangelios Rabbula, creados en Beth Zagba (actual Siria) en el año 586 a.C., y conservados en la actualidad en la Biblioteca Laurenziana de Florencia.

Otras piezas de este estilo realizadas en fechas tempranas son el Codex Rossanensis (en la catedral del mismo nombre, en Italia), el llamado Génesis Cotton (en la Biblioteca Británica de Londres) o elGénesis de Viena, conservado en la Biblioteca Nacional de Austria.

Ahora, a este “selecto” grupo de manuscritos cristianos primitivos podrían unirse otros volúmenes, los llamados Evangelios Garima, conservados en el monasterio del mismo nombre, un cenobio ortodoxo ubicado en el norte de Etiopía, entre abruptas montañas, y fundado en el siglo VI.

Hasta fechas recientes se pensaba que estos evangelios estaban datados en torno al año 1100 d.C., pues no se conservaban manuscritos etíopes de contenido cristiano anteriores a esa fecha. Así, se creía que las coloridas imágenes de estos códices habían sido creadas por algún artista de Oriente Medio, quien habría dejado espacio en blanco para el texto, que habría sido insertado en idioma Ge’ez (la lengua local) por algún escriba etíope del siglo XII.

Páginas ilustradas de los Evangelios Garima | Crédito: Ethiopian Heritage Fund.

Esta suposición, sin embargo, quedó desmentida cuando varios fragmentos de los evangelios fueran sometidos a la prueba del carbono 14. Estos análisis, realizados en dos tandas por laboratorios diferentes, arrojaron un resultado inesperado: la primera prueba ofrecía una fecha situada entre el 330 y el 650 d.C., mientras que el segundo análisis, realizado por elLaboratorio de Investigación Arqueológica e Historia del Arte de la Universidad de Oxford, apuntaba a algún momento entre el 390 y el 570 d.C. para el primer libro, y entre los años 530 y 630 para el segundo.

Estos últimos resultados fueron dados a conocer el pasado mes de noviembre durante una conferencia sobre los Evangelios Garima, y para Jacques Mercier no sólo suponen una evidencia de la antigüedad de estos manuscritos –que podrían ser incluso los más antiguos del cristianismo con ilustraciones miniadas–, sino también posiblemente la prueba de la existencia de una escuela artística etíope desconocida hasta ahora.

Para algunos estudiosos, pese a la nueva fecha otorgada a los manuscritos por las pruebas de C-14 –que se mueve en un margen demasiado amplio como para asegurar de forma definitiva que son los más antiguos del arte miniado cristiano–, las ilustraciones todavía podrían ser obra de un artista de Oriente Medio, que habría realizado el trabajo en su taller para después enviarlo a Etiopía.

En opinión de Mercier, sin embargo, hay un detalle que demostraría que tanto el texto en Ge’ez como las ilustraciones fueron realizadas en el país africano. El experto francés se percató de la existencia de una serie de líneas creadas sobre el papel para ayudar a los escribas etíopes a no torcer los renglones.

Pinturas murales en la iglesia de Nuestra Señora de Zion, Aksum | Crédito: Wikipedia.

Pero estas líneas, explica Mercier, no sólo sirvieron de guía para la creación del texto, sino quetambién se emplearon para trazar el diseño –lo que hoy llamaríamos maquetación– con las dimensiones y la ubicación de las ilustraciones miniadas.

Puesto que algunas de estas líneas –realizadas en Etiopía a la vez que el texto– quedaron ocultas por las miniaturas, Mercier argumenta que dichas ilustraciones fueron por tanto obra de artistas etíopes,lo que indicaría la existencia de una hasta ahora desconocida escuela artística en el antiguo reino de Aksum.

las sibilas4 - copiaimages (2) - copiaimages (1) - copiaimages - copia

[Relacionado: El desconocido “Libro de los Milagros”]

De confirmarse, la hipótesis de Mercier no sólo cambiaría nuestra concepción sobre el arte de la miniatura, sino también nos obligaría a replantearnos, al menos en parte, el desarrollo del arte cristiano primitivo.

Fuente: The Art Newspaper

d45723cfff9206a3c5213c438453d657 - copiaCaptura-de-pantalla-2012-09-19-a-las-23.20.02 - copia - copia