Cuaderno de Historias

Cuando el Tercer Reich se empeñó en buscar una cura para la homosexualidad

fa7fc3f084c56e7c9fa80032fcb6f4e6 f74c15822b4e1d003875c279b607c66b f7aa09fa4e79fcbe23afbd5de27b47d8

Durante los años en los que los nazis estuvieron al frente del Tercer Reich muchos fueron los colectivos perseguidos y a los que se intentó eliminar, tan solo por pertenecer a una religión, etnia o idea política distinta.

cbb9b54f68d0b0df781645602da591a8 c656aa98cb0c8168189a2a0fa773b0ff

La homosexualidad era otro de los males que debían de extirpar de la sociedad. La consideraban una enfermedad y creían que podrían cortarla por lo sano castrando, esterilizando o simplemente exterminando a todos aquellos que tuviesen una tendencia sexual diferente.  El símbolo con el que diferenciaban a los presos homosexuales del resto era con un triángulo de color rosa y con la punta mirando hacia abajo.(…)

cc370cc0-f306-11e3-8c48-f500cde4dbd5_Simbolos-diferenciar-presos-nazis

…………………………………………………………………………………………………………………………..

[Relacionado: Todos los símbolos de la infamia nazi]

Todos los símbolos de la infamia nazi

8cff49a4991907ba245315f1260f7789

Durante el dominio nazi en Alemania y en sus países invadidos, los campos de concentración se llenaron de prisioneros indiscriminadamente.

Hitler quería quitar de en medio a todo aquel que amenazara su ideal social basado en la ‘raza aria’, profesase religiones ‘peligrosas’ o tuviera una conducta ‘desviada’, según su criterio. Unido a los prisioneros de guerra y políticos, provocaron el colapso de los campos de concentración.

133f6640fafd738c04ed98bc6ecec86f c23f730fc84f3e80019a800f341f2586

No obstante, los nazis necesitaban encontrar un modo de identificar a los presos por nacionalidad, religión o estatus. De esta manera, crearon un complejo y efectivo sistema de marcaje que les permitía, con un simple vistazo, saber a qué colectivo pertenecía cada preso.

Sistema de marcado nazi en los campos de concentración (Wikimedia Commons)

Estos distintivos irían cosidos en la pechera y los laterales del pantalón del uniforme a rayas que portaban los presos. Para distinguir a cada colectivo, se crearon una serie de símbolos de diferente color con un triangulo con la punta hacia abajo como distintivo principal. A este triangulo se iban añadiendo diferentes marcas o símbolos en función de la ‘peligrosidad’ que suponía para los vigilantes.

Sistema de marcado en los campos de concentración nazisEl color amarillo era exclusivo para marcar a los judíos. En este caso, el triángulo mostraba la punta hacia arriba y se colocaba como fondo de otros triángulos superpuestos hacia abajo, formando una ‘estrella de David’ para separar claramente a un judío, el colectivo más perseguido y castigado durante el régimen nazi, de otro tipo de preso.

Ejemplo: Judío, preso común, reincidente y condenado a batallón de castigo (Wikimedia …La composición de símbolos y colores era la que se puede observar en la ilustración de la derecha (pincha sobre ella para agrandar). Los portadores del triángulo verde (criminales comunes) solían tener un ‘estatus especial’, convirtiéndose en multitud de ocasiones en colaboradores de los guardias que disfrutaban de privilegios como conseguir cigarrillos o alguna ración extra de comida. Estos eran conocidos como KAPOS.

Cada preso tenía asignado un número cosido sobre el triangulo que, en la mayoría de los casos, era tatuado sobre la piel del prisionero, una práctica habitual en el campo de concentración de Auschwitz. Cuando los presos eran de diferentes nacionalidades, se les colocaba una letra con la inicial del país al que pertenecían, para saber el origen de cada uno.

Había también otras marcas adicionales que se iban añadiendo para determinar si era un preso peligroso, había intentado escapar, si era militar… Las combinaciones eran múltiples, lo que permitía rápida y fácilmente distinguirlos entre sí.

Unas marcas que supusieron una vergüenza e infamia que perdurarán en la memoria colectiva como símbolos de una de las etapas más estremecedoras de la historia.

Fuentes de consulta y más info: holocaustsurvivors / ushmm / jewishvirtuallibrary /

…(…)Cuando el Tercer Reich se empeñó en buscar una cura para la homosexualidad

ae2fd955aad78bddf47b7d7ca0e6ac35 a4ad842aeb59ff38228c82c2cf7abc72 703068d89552aeadcdf1c3bba0c9b4b4

Pero el problema se les planteaba cuando esos homosexuales no solo se encontraban entre personas de otras etnias, sino que también los había entre los considerados como ‘arios’, siendo algunos de ellos destacados miembros del partido e incluso del gobierno, con algunos importantes nombres como Ernst Röhm, militar, ministro sin cartera del primer gobierno de Hitler y uno de lso fundadores de las SA o Karl Ernst, líder de esta organización y destacado dirigente del Partido Nazi.

También circulaban nombres de otros supuestos homosexuales, aunque nunca se llegó a demostrar que lo fueran o al menos lo declarasen abiertamente, como Hans Frank, Gobernador General de la Polonia ocupada, o el mismísimo Rudolph Hess, uno de los hombres de mayor confianza del Führer.

Ante tal problema ¿qué se debía hacer con ellos? Evidentemente, los jerarcas eran conscientes de que no se les podía dar el mismo trato que a un judío, gitano o negro homosexual, pero había que encontrar una cura que reconvirtiese en heterosexuales a todos aquellos arios que, según los nazis, padecían la enfermedad de la homosexualidad. La potente homofobia de algunos miembros del Tercer Reich hizo que se acabase con la vida de algunos miembros destacados, como ocurrió con los mencionados Röhm y Ernst.

Ernst Röhm y Karl Ernst fueron dos destacados nazis que eran homosexuales (Wikimedia commons)Ernst Röhm y Karl Ernst fueron dos destacados nazis que eran homosexuales (Wikimedia commons)

El doctor Carl Vaernet, mayor de las SS y médico en el campo de concentración de Buchenwald, fue la persona elegida por Himmler para experimentar y conseguir algún remedio infalible con el que extirpar la homosexualidad, vistos los nulos resultados que habían logrado hasta la fecha.

3ceb74a04e589cfbc4f60a6326c3c9a0 6c800a97e0c95ef64ed85f88a499bb3d

Los experimentos que hasta entonces se habían llevado a cabo en el campo de concentración con presos consistían en obligar a mujeres a acostarse con homosexuales, ofreciéndoles diferentes recompensas y beneficios si conseguían ‘reconvertirlos’. Evidentemente fue un fracaso absoluto, por lo que se optó por técnicas quirúrgicas entre las que se encontraban extirpar el pene o la castración de los testículos, con lo que se evitaría que tuvieran ‘impulsos sexuales hacía otros hombres del mismo sexo’.

[Te puede interesar: Burdeles colaboracionistas en el París de la Segunda Guerra Mundial]

También se trató de encontrar el ‘gen’ que convertía en invertidos a los hombres y poder así extirparlo. Toda esta experimentación realizada con presos se llevó la vida de muchos de ellos.

1d55f919a9ff3c634134b55b98242248 6c2be304d5aba341e2fc248c295800e9

Vaernet y su equipo médico estaba en el convencimiento de que la homosexualidad se podía transmitir a los hijos, siendo los varones quienes la portaban y de ahí todo el empeño en curar la enfermedad en los hombres sin ponerle demasiado tenacidad en curar a las lesbianas, quienes no representaban grandes problemas para ellos. De hecho, creían que éstas podían ser igualmente inseminadas por alemanes arios y que les nacerían niños sanos y perfectos. Por tal motivo también se intentó esterilizar al máximo número posible de hombres homosexuales para que no pudiesen transmitir sus genes dañados a nuevas generaciones de alemanes impuros.

6b8ff92aec78178be1fda06d537ee7a8 7167d4d1cedf9cd72c8999c0fb5a49de

Entre sus muchos experimentos, Carl Vaernet creyó dar con la solución definitiva para curarlos a través de una glándula que segregaba testosterona y que suministró en un principio mediante cápsulas y que posteriormente inyectó en las ingles, con el fin de que liberaran hormonas masculinas.

Pero fue otros más de los muchos fracasos que realizaron los nazis en busca de una cura para la homosexualidad.

[Te puede interesar: Cuando el mando de la Wehrmacht proporcionó metanfetaminas a sus soldados]

Fuente:  http://es.noticias.yahoo.com

 

 

Cuaderno de Historias

El ejército clandestino de veteranos nazis durante la Guerra Fría

El ejército clandestino de veteranos nazis durante la Guerra Fría

4aeb09d4d649654255723ee294e6bc98 02fa3a8639e2587e8f520f3d3951a61b 1d48aff4c00ca5c45b23eca8bfef9091

Raro es el día en el que en algún medio de comunicación no aparezca alguna noticia relacionada con grupos a los que, desde hace muchos años, se les ha bautizado como ‘neonazis’. Pero realmente, el prefijo ‘neo’ no se le debería aplicar a la mayoría de estos colectivos, debido a que muchos simplemente son una continuidad de los que ya existían ocho décadas atrás.

Un gran número de personas creen erróneamente que tras el final de la Segunda Guerra Mundial y el desmantelamiento del Tercer Reich, el nazismo desapareció con ello. Pero muchos fueron los que siguieron fieles a unos ideales con los que habían convivido durante más de una década y en la que la propaganda del gobierno de Hitler había sido tan feroz que era prácticamente era imposible renunciar a la ideología de la noche a la mañana.

[Te puede interesar: KdF, una perfecta organización propagandística nazi]

f577710553ef0191a30a1b4de7521443 f6c4fbf16256aa6a414945ae2ee53561 ec438bd106adad992a5b969823fd44c2

Ello llevó a numerosas personas a montar diferentes asociaciones y grupos clandestinos, bajo un fin común: el anticomunismo.

En tiempos de la Guerra Fría en la entonces recién constituida República Federal Alemana ese era el enemigo a combatir, ya que el mismo se encontraba a escasos kilómetros, y se temía por el peligro que suponía una Europa del Este bajo el dominio soviético.

Tras la IIGM no todos los responsables de las SS, la Gestapo y miembros de la Wehrmacht fueron a parar a prisión y muchos de los que sí lo hicieron tan solo pasaron por allí unos pocos años. Algo que les permitió reagruparse y crear una organización paramilitar clandestina a la que bautizaron bajo el nombre de ‘Troupe Schnez’.

El nazismo estaba bien enquistado en gran parte de la sociedad alemana y, por mucho que a partir de mediados de los años 40 fuesen los países aliados quienes controlasen la parte occidental del país, miles de ciudadanos seguían profesando esa ideología.

Esto hizo que no fuera difícil reunir a más de dos mil exoficiales dispuestos a trabajar encubiertamente para formar parte de un ejército secreto con el que espiar y combatir cualquier movimiento comunista en la parte Oeste de Alemania.

Calculaban que en poco tiempo lograrían reunir hasta 40.000 hombres dispuestos a colaborar con el Troupe Schnez. Incluso llegaron a conseguir que importantes empresarios aportasen financiación privadamente, lo que les permitía una gran infraestructura. Pero esta organización no solo estaba formada por personas estrechamente vinculadas con el nazismo o exoficiales del Tercer Reich, sino que pertenecía a él gente de los más diversos campos profesionales de la sociedad (abogados, carteros, mineros, electricistas, administrativos…), todos con el objetivo común de luchar contra la expansión comunista al otro lado del Telón de Acero.

087d7fb0aa858218b87881a1b5551e60 7be7426ab4aef8b3d094e4ad7811e77a 02fa3a8639e2587e8f520f3d3951a61b

[Te puede interesar: El mapa de la ‘América Nazi’]

Albert Schnez (impulsor del ejército clandestino nazi) en una foto de 1968 junto al Presidente de la RFA Heinrich …La reciente desclasificación de numerosa documentación del BDN (Servicio Federal de Inteligencia) ha permitido sacar a la luz información relativa a este ejército clandestino que llegó a contar con el beneplácito de un gran número de importantes e influyentes personajes de la Alemania Federal que a pesar de no compartir la ideología nacionalsocialista sí que tenían como enemigos a los rojos del Este, entre ellos el canciller democratacristiano Konrad Adenauer, quien en 1951 tuvo conocimiento de la existencia de la Troupe Schnez y no hizo nada por desmantelarla.

Incluso el Ministro de Defensa, del gobierno del presidente Heinrich Lübke, contaba entre sus hombres de confianza dentro del Bundeswehr, el brazo político-militar de las Fuerzas Armadas de la RFA, con el Teniente General Albert Schnez, uno de los fundadores del ejército clandestino nazi. Al mismo tiempo éste estuvo manteniendo diversos contactos con otros destacados ex oficiales nazis que estaban repartidos a lo largo y ancho del planeta, entre ellos el coronel de las Waffen-SS Otto Skorzeny, quien a mediados de la década de los cincuenta quiso formar la ‘Legión Carlos V’, un ejército clandestino similar al alemán pero ubicado en España, país donde residió hasta su fallecimiento en 1975.

Otto Skorzeny quiso montar en España la ‘Legión Carlos V’, un ejército secreto nazi (Wikimedia commons)Todavía no se conocen todos los detalles de las supuestas operaciones que se llevaron a cabo desde la Troupe Schnez y de cuáles fueron sus consecuencias, pero sí se sabe que numerosa información recolectada por sus miembros se guardaba en los archivos del servicio de inteligencia de la RFA, sirviendo al gobierno en su lucha contra el comunismo durante los años de la Guerra Fría en los que el país estuvo partido en dos.

[Te puede interesar: Germania, la supercapital mundial que Hitler soñó construir]

Afortunadamente, la iniciativa de desnazificación de la sociedad alemana ayudó a que paulatinamente el nazismo fuese borrado de las vidas de millones de personas y que las organizaciones clandestinas cada vez contasen con menos apoyos, quedando prácticamente disueltas, aunque todavía queda algún que otro grupo de fervientes seguidores que tratan de recuperar el espíritu político de Hitler y su Tercer Reich, que tan nefastas consecuencias provocaron.

Fuentes de consulta: spiegel / zeit

Normandía,70 años después del desembarco

2014-04-23T103608Z_459945714_PM1EA4N0UNV01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T103410Z_1930897647_PM1EA4N0UNK01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T103029Z_1712882298_PM1EA4N0UMZ01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T101911Z_285776953_PM1EA4N0UM001_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T101414Z_1419512193_PM1EA4N0UK701_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T101201Z_50484556_PM1EA4N0UJV01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T100859Z_734184785_PM1EA4N0UHK01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T100628Z_1362162484_PM1EA4N0UEP01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T095158Z_1422678505_PM1EA4N0US201_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T093914Z_1967329894_PM1EA4N0U8F01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T093418Z_1497153581_PM1EA4N0U7I01_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T092803Z_1553793785_PM1EA4N0U5601_RTRMADP_3_FRANCE 2014-04-23T092357Z_1847435457_PM1EA4N0U0M01_RTRMADP_3_FRANCE

Fuente:  http://es.noticias.yahoo.com

 

 

MENTES/NATURALEZA

Los nazis intentaron desarrollar armas biológicas

vril V2-Rocket Nazi UFO Haunebu isolde-500x332

Algunos episodios de la Historia despiertan un enorme interés en todos los campos del conocimiento. Quizá el mayor ejemplo de esto sea la Alemania Nazi. El Tercer Reich, el régimen dictatorial impuesto en Alemania por Aldolf Hitler, se estudia con mucha atención en ciencias: su programa atómico – y su búsqueda de una bomba de este tipo –, sus avances – terroríficos muchos de ellos – en química con la intención de crear armas, como las empleadas en los campos de concentración… y según una publicación reciente, su programa de armas biológicas, que hasta ahora no se sabía que existía.

Nazi-621 DEJA-VU-cover 2723057_orig avrocar FILE PHOTO: 70 Years Since The V-2 Rocket First Flew

El objetivo de este programa de investigación era determinar qué especie de mosquito podría usarse para bombardear poblaciones enemigas. La idea era emplear alguno de los muchos mosquitos Anopheles sp. que se conocen, que pudiese sobrevivir durante un periodo relativamente largo de tiempo sin agua ni comida, y lanzarlo sobre poblaciones civiles.

[Te puede interesar: El mito de los ovnis contruidos por los nazis]

Pero, ¿por qué mosquitos? Las picaduras de estos insectos pueden ser molestas, pero existen organismos mucho más dañinos. Salvo que recordemos que los mosquitos del género Anopheles son vectores de la malaria, un parásito realmente agresivo. Y en el fondo esta era la idea, desatar una epidemia de malaria sobre zonas difíciles de conquistar, para debilitar a los enemigos

fedd0946519138bf787eabe20095b05f_article.

Hay un par de cuestiones curiosas que comentar sobre este estudio. La primera es que, aunque algunos investigadores e historiadores consideraban probable que los nazis tuviesen un programa de armas biológicas, la mayoría de los expertos lo descartaban.

Entre sus muchas contradicciones e incongruencias, una muy famosa de Hitler era su amor por los animales. El mismo dictador al que no le temblaba la mano para proponer el genocidio de poblaciones enteras de seres humanos dictó algunas de las leyes de conservación y protección animal más avanzadas de su época. Y en el caso de las armas biológicas, llegó a prohibirlas.

Entonces, ¿cómo se ha llegado a esta conclusión? Ahí es donde entra la segunda cuestión curiosa del estudio. Las conclusiones se han basado en un estudio pormenorizado de una ingente cantidad de documentos, tanto de la época del Tercer Reich como de los tiempos posteriores.

PENTAX Image image001a bombanazi_joos_carbono 570ab4ad17581d9938783bd70ce39973b1207a41

Las SS, la élite militar del Partido Nazi, contaban con un instituto de entomología, la rama de la biología que se encarga de los insectos. En teoría su función era la de estudiar cómo evitar plagas que arrasaban con cultivos, para asegurar el flujo de comida de la población germana y especialmente de sus tropas.

Pero también se encargaba de estudios sobre plagas de chinches, garrapatas y pulgas que aquejaban tanto a los soldados en el frente como a los cautivos de los campos de trabajo – en los campos de concentración no les preocupaba tanto, como era previsible-.

Con estos datos, no parecía que hubiese ningún objetivo oculto. Hasta que uno descubre dónde estaba la sede de este instituto: el campo de concentración de Dachau. Y otro dos hechos más. En aquella época, Alemania ya contaba con varios institutos entomológicos muy respetados. Curiosamente el director del centro de las SS, Eduard May, no pertenecía a ninguno de ellos, y no contaba con un brillante currículo como investigador. Sí como miembro del Partido Nazi, sin embargo, algo que le granjeó la posición que tuvo.

ORIGINAL PEENEMUENDE TEAM nazismo-43 3288740079FCB367

[Te puede interesar: Cuando el mando de la Wehrmacht proporcionó metanfetaminas a sus soldados]

Además, en Dachau se llevaron a cabo varios experimentos con sujetos humanos. Una parte de la población reclusa fue inoculada con malaria, para comprobar su efecto sobre personas infra-alimentadas, y su comportamiento epidemiológico.

aHhNnJ6poL Atomic_cloud_over_Hiroshima sobrev

Sumando todos los datos, los investigadores tienen la firme convicción de que el Instituto de Entomología de las SS constituyó el primer paso hacia el desarrollo de armamento biológico por parte de la Alemania Nazi. Por suerte, nunca llegaron a poner a punto sus bombas ni utilizarlas.

Fuente que utilizo:

http://es.noticias.yahoo.com